Desarrollo Auto-Integral

 

Desarrollo Auto-Integral
Boletín
_________________________________________________________________
                               

     Dejar Mensajes

INTEGRANDO - El Portal Interactivo de la Integración

ARTISTAS DISCAPACITADOS

FUNDACIÓN ARTISTAS DISCAPACITADOS

CDI - Curso Digital Interactivo
 
Enero 2013
...
Boletín - Desarrollo Auto-Integral

Enero 2013


Hacia donde enfonques la atención van tus energías...


 
Para ver y enriquecerse

Wonderfull Chill Out Music - Elmara
 
http://www.youtube.com/watch?v=zP4kefomN3g


 

Para saber...

CURACIÓN DE LA VISTA CON EL POTUS

Se trata de la curación de glaucoma por presión intraocular elevada, utilizando una planta decorativa que muchos de nosotros tenemos en nuestras casas.
se trata de la planta que en Argentina llamamos "potus", aunque desconozco los nombres que tiene esta planta en otros países.

Mis mejores deseos de que ésta información les reuslte de utilidad.
Scindapsus aureus
 
Scindapsus aureus es la denominación científica de una planta común conocida vulgarmente como “poto”. En el mundo científico recibe también otras denominaciones, como Epipremmum aureum, Rhaphiphora aurea o Photos aureus. Es una planta de la familia de las Araceas de la que existen diversas variedades.
Se trata de una planta rastrera o trepadora originaria de las Islas Salomón. En su ambiente natural llega a alcanzar grandes dimensiones y sus flores blancas aparecen durante todo el año.

El “poto” se cultiva hoy en climas muy diversos y es una planta habitual en muchos hogares donde suele ser tratada como planta de interior. Para conseguir el beneficio que nos ocupa, el Scindapsus aureus debe mantenerse en el interior de la casa con una temperatura aproximada entre 16 y 25 grados centígrados. En estas circunstancias, la planta no florece y sus hojas acorazonadas no sobrepasan los 15 cm. de longitud.
Los riegos no deben ser muy copiosos ni frecuentes: una vez por semana en invierno y dos en verano como término medio.
El “poto” ha de estar situado en ambientes luminosos y se deben evitar las corrientes de aire. Se reproduce por esqueje, especialmente realizado en primavera o verano. Basta con introducir el esqueje en un recipiente con agua y en unas semanas habrá adquirido suficientes raíces para su segura reproducción. Es el momento de proceder a su trasplante.

En general, se trata de una planta de gran adaptabilidad que requiere pocos cuidados, pero cuyos beneficios pueden ser muy apreciables.
¡ATENCIÓN! Al tratarse de una planta rica en oxalatos NO SE PUEDE INGERIR,puesto que su ingesta resulta TÓXICA.
Cómo tratar enfermedades oculares con el Scindapsus aureus
 
Para recibir los beneficios del “poto” (Scindapsus aureus) en el tratamiento de enfermedades oculares es preciso seguir los pasos siguientes:
•Cerrar los ojos con suavidad y colocar en cada uno una hoja de “poto” por su lado anverso, sujetándolas delicadamente con las manos.
•Nunca arrancar las hojas, éstas deben quedar unidas a la planta.
•Permanecer durante dos o tres minutos de esta manera.
Comenzar aplicando el tratamiento dos veces al día e ir distanciando las sesiones según vaya mejorando la afección ocular.
En caso de duda, consulte a su oftalmólogo.

• Fitoterapia ocular
Glaucoma y Scindapsus aureus. Primer caso de curación.
Es posible que los relatos que a continuación se exponen te causen extrañeza. A nosotros también nos han sorprendido, pero se trata de vivencias muy positivas que han permitido resolver diversos problemas de visión, razón por la que deseamos compartirlas contigo. La conclusión de estas experiencias es, en el fondo, sencilla: ¡la Naturaleza siempre es generosa y sorprendente!
El hallazgo de las posibilidades curativas del Scindapsus aureus corresponde a A.L., una mujer de 50 años aquejada de diversos problemas oculares:
“Hacia los años noventa comencé con problemas de visión. A finales de esta década me diagnosticaron glaucoma de ángulo estrecho, comprobado en reiteradas ocasiones con el tonómetro. Acudí a diferentes oftalmólogos y éstos no hicieron más que confirmar el primer diagnóstico.
Además de la tensión ocular alta, acusaba una pérdida del campo visual, intenso dolor de ojos, derrames frecuentes en ellos, obstrucción del lagrimal (teniendo que punzarme en varias ocasiones), pérdida acusada de visión, percepción de manchas oscuras en las córneas…
Ya había sido advertida por el especialista de que, ante cualquier alteración que observara en la vista, debía acudir urgentemente a consulta o al hospital.
Cierto día en que mis ojos estaban especialmente doloridos y al pasar cerca de una de las muchas plantas que tenemos en casa, intuí que una de ellas, denominada vulgarmente “poto” (Scindapsus aureus), me invitaba a acercarme a ella para aliviar mi dolor. En principio me pareció absurdo y quise desechar tal idea, pero al estar mis ojos tan doloridos y sentir el frescor que despedía la planta, me acerqué tímidamente y coloqué dos de sus hojas, sin cortarlas, directamente sobre mis ojos entornados. Permanecí un par de minutos sintiendo su frescura. Esto me alivió de momento el dolor. En un principio acudí mañana y tarde a mi “cita” con el “poto”.
Así continué cada día, beneficiándome de su agradable frescura y comprobando cómo el dolor se aliviaba y mis ojos, más relajados, conseguían mejorar la visión.
Durante un mes aproximadamente no tuve ningún derrame ocular, como tampoco obstrucción lagrimal.
Pensé que quizás sólo se trataba de una mejoría transitoria que había coincidido casualmente con el “tratamiento del poto”. Pero al llegar la siguiente revisión, mi asombro no tuvo límites cuando me dijo la doctora que la tensión había mejorado mucho y que no había perdido más campo visual. Le relaté mi experiencia con el “poto” y me escuchó con escepticismo.
Yo continué fiel a mi planta, encontrándome cada vez mejor. Ya no sentía la necesidad de acudir todos los días a la cita, sino que con acercarme un par de veces por semana era suficiente.
Pasaron los meses y fui de nuevo a revisión. Esta vez acudí a otro oftalmólogo quien me formuló una serie de preguntas para confeccionar mi ficha. Yo le expliqué todo lo que me había sucedido en la vista en los últimos años y añadí que en la actualidad me encontraba mucho mejor. Por supuesto, en esta ocasión no comenté nada acerca del “poto”.
Después de realizarme todas las pruebas oportunas, me confirmó que, efectivamente, los problemas, de momento, habían desaparecido y que lo único que tenía que hacer era visitar al óptico para que me adaptara las gafas adecuadamente. He de aclarar que los oftalmólogos que me atendieron durante los últimos años me habían indicado que, aunque las gafas que utilizaba no tenían la graduación correcta, ya no era posible, en mi caso, conseguir una mayor calidad de visión.
Cuando tuve las gafas con la graduación adecuada, corregidos convenientemente la miopía y el astigmatismo, me pareció que comenzaba una nueva vida. ¡Es tan maravilloso poder ver lo que hay a nuestro alrededor, incluso en la distancia!
A partir de entonces, acudo cada seis meses al especialista y mi visión continúa siendo la correcta. Sigo, eso sí, acercándome de cuando en cuando a mi “poto”, especialmente cuando tengo los ojos cansados después de pasarme varias horas leyendo, tarea a la que antes no podía dedicar ni unos instantes.
Alentada con mi espectacular curación del glaucoma, decidí compartir mi experiencia con algunos amigos aquejados de diversas dolencias oculares.”
Otros casos
La propia A.L. comenzó a divulgar su hallazgo, posibilitando, de este modo, otras curaciones:
“Hace años, un amigo me comentó que estaba muy preocupado porque tenían que operarle de la vista y le atormentaba la idea de que tuvieran que manipularle los ojos. Me apresuré a preguntarle cuál era la causa de esta intervención y él me contestó que tenía glaucoma y que debía ir a consulta para que le comunicaran la fecha de la intervención. Entonces, y a pesar de conocer el escepticismo de mi amigo, le conté con todo detalle lo que me había acontecido. Me escuchó con atención y sorpresa, considerando la posibilidad de buscar en el “poto” una vía de curación. Pasadas cuatro o cinco semanas le pregunté si había acudido a revisión. Me contestó que sí. Había estado aplicándose las hojas del “poto” sobre los ojos y se encontraba mucho mejor, aunque, afirmó, no creía que la mejoría fuese a consecuencia de los beneficios de la planta. Desde entonces la mejoría ha continuado, de modo que la evidencia ha querido imponerse al escepticismo de mi amigo. El Scindapsus aureus se revelaba, una vez más, como fuente de curación ocular.
Un tiempo después, me contó una amiga que su suegro se encontraba muy enfermo y había sido operado de cáncer. Se estaba recuperando bastante bien, por lo que la familia estaba muy satisfecha. Pero había algo que al anciano le preocupaba más que el cáncer. Le habían dicho que tenía glaucoma y que se podía quedar ciego, ¡y esto era lo que verdaderamente le obsesionaba! Le relaté mi experiencia con el “poto” y también el caso de mi amigo. Ella se lo hizo saber al anciano, el cual acudió a la planta consiguiendo una notable mejoría en su vista, de modo que su oftalmólogo no tuvo que volver a hablarle de una posible ceguera.”
Alentada por los magníficos resultados, A.L. ha divulgado de diversos modos las particularidades curativas del Scindapsus aureus. Ahora organizamos con ella esta web para facilitar, a cuantos puedan estar interesados, información sobre cómo aliviar sus dolencias oculares de un modo sencillo y natural.
Curación de un caso de desprendimiento de retina
También se ha producido, con un tratamiento mucho más breve, la curación de un caso de desprendimiento de retina. Una vez más, la experiencia parece confirmar que fue la acción de las hojas de la planta, colocadas sobre el párpado cerrado, lo que posibilitó la curación. De igual modo, también se han producido notables mejorías en pacientes de cataratas que siguieron el mismo tratamiento.
Un camino abierto a la curación ocular
Hasta ahora no se ha podido determinar qué componentes del Scindapsus aureus procuran la curación del glaucoma o de otros trastornos de la visión; este estudio permanece abierto y confiamos en que pueda ser resuelto en un breve plazo de tiempo. Quizás, incluso, la curación esté mediatizada en parte por la propia química de cada individuo. En todo caso, consideramos un deber por nuestra parte compartir estas experiencias curativas a través del Scindapsus aureus, de modo que puedan ser muchas más las personas que puedan beneficiarse de esta planta que tan generosamente nos brinda a todos nuestra Madre Naturaleza.
FUENTE:http://www.saludocular.es/

Nombre científico:Scindapsus aureus
 
Salud Ocular...http://www.saludocular.es/

 
 

Para saber...
 

EL CEREBRO DESPUES DE LOS 50

El Dr. Juan Hitzig es autor del libro "Cincuenta y tantos" Cuerpo y mente en forma aunque el tiempo siga pasando. En la página de Gerontología de la Universidad Maimónides se lee: 

No hay duda de que el ser humano vive cada vez más.
 ¿Cómo hacer para que esta longevidad no sea una acumulación de dolencias y enfermedades,
 sino una etapa vital, plena de experiencias y desarrollo personal?

     Las ideas centrales de este libro se basan en investigaciones que demuestran que alrededor de los cincuenta años se encuentra el Punto de Inflexión Biológica que define en qué forma envejeceremos. Profesor de la Universidad Maimónides y reconocido gerontólogo dedicado a estudiar las causas de la longevidad saludable sostiene con humor que:
"El cerebro es un ‘músculo' fácil de engañar;
 si sonríes cree que estás contento y te hace sentir mejor". 

Explica que el pensamiento es un evento energético que transcurre en una realidad intangible pero que rápidamente se transforma en emoción (del griego emotion, movimiento), un movimiento de neuroquímica y hormonas que cuando es negativo hace colapsar a nuestro organismo físico en forma de malestar, enfermedades e incluso de muerte. Con los años, el Dr. Hitzig ha desarrollado un alfabeto emocional que conviene memorizar.

 -  Las conductas con R:
      Resentimiento,
      rabia,
      reproche,
      rencor,
      rechazo,
      resistencia,
      represión...
son generadoras de coRtisol, una potente hormona del estrés, cuya presencia prolongada en sangre es letal para las células arteriales ya que aumenta el riesgo de adquirir enfermedades cardio-cerebro-vasculares.

-  Las conductas R generan actitudes D:
      Depresión,
      desánimo,
      desesperación,
      desolación.

 - En cambio, las conductas con S:
      Serenidad,
      silencio,
      sabiduría,
      sabor,
      sexo,
      sueño,
      sonrisa,
      sociabilidad,
      sedación...
son motorizadoras de Serotonina, una hormona generadora de tranquilidad que mejora la calidad de vida, aleja la enfermedad y retarda la velocidad del envejecimiento celular. 

- Las conductas S generan actitudes A:
     Ánimo,
     aprecio,
     amor,
     amistad,
     acercamiento.

Fíjate que así nos enteramos de que lo que siempre se llamó "hacerse mala sangre" no es más que un exceso de cortisol y una falta de serotonina en la sangre.

 Algunas reflexiones más del Dr. Hitzig:
      · Presta atención a tus PENSAMIENTOS pues se harán PALABRAS.
      · Presta atención a tus PALABRAS pues se harán ACTITUDES.
      · Presta atención a tus ACTITUDES porque se harán CONDUCTAS.
      · Presta atención a tus CONDUCTAS porque se harán CARACTER.
      · Presta atención a tu CARACTER porque se hará BIOLOGIA.

Practiquemos.
Hace muchos años el poeta Rabindranath Tagore decía:
 
 "Si tiene remedio, ¿de qué te quejas?
 Y si no tiene remedio, ¿de qué te quejas?"

Podría servirnos para aprender a dejar las quejas y los pensamientos negativos de lado y buscar en cada situación el aspecto positivo ya que hasta la peor de ellas lo tiene. De esa forma nos inundaría la SEROTONINA con todas sus eses, la sonrisa se nos grabaría en las mejillas y todo ello nos ayudaría a vivir mucho mejor ese montón de años que la ciencia nos ha agregado. Porque, olvidaba escribirlo, el Dr. Hitzig ha comprobado con sus investigaciones que quienes envejecen bien son las personas ACTIVAS, SOCIABLES Y SONRIENTES.
No las rezongonas, malhumoradas y avinagradas (que nadie quiere tener cerca).

Empecemos hoy practicando las eses frente al espejo para mejorar nuestro humor y cuidar nuestra salud.
¿Estás de acuerdo con el alfabeto emocional? ¿Qué abunda más en tu vida, R o S?


Suena lógico ¿verdad?
Finalmente todo es cuestión de actitud.
 
Publicado en Buscadores de la Luz Grupos Yahoo
http://espanol.groups.yahoo.com/group/buscadoresdelaluz

  Comparte
María de Lourdes
 


Suscríbete al Boletín Digital

 

       Suscríbase al Boletín           para recibirlo por mail
_____________________